Folklóricos

Personajes Anteriores

Personajes Anteriores
Chichí

Saelo

Noe

Verdura

Tindánga

Raul

Arcadia

Berman

Kirico

Guarapo

lunes, 7 de marzo de 2016

Braulio Almanzar Meléndez (Nenen)


Braulio Almanzar Meléndez (Nenen)

Se le conoce por sus ocurrencias al hablar, su sentido del buen humor, porque siempre le busca el lado chistoso a las cosas.

Muy jovencito vendía diferentes mercancías: aguacates, chinas, dulces, pan de batata, todo lo cual cargaba en una ponchera y lo vendía por las calles y casas de la población.

A medida que fue creciendo fue cambiando de oficio: limpia botas, reparador de sombrillas, encargado de la cédula, radiólogo en el hospital, fotógrafo, entre otros.

Como reparador de sombrillas, andaba con su sombrilla abierta tapándose del sol y haciendo publicidad a su negocio, según él, la gente se mortificaba porque veía a un hombre con sombrilla, algo inusual en nuestro pueblo en esos tiempos, y él gozaba con eso; o sea, que fue de los primeros del género masculino en usar sombrilla para cubrirse del sol.

Hacía antenas para que se pudieran ver los pocos canales de televisión que entraban en esa época.

Toni del Villar de San Juan de La Maguana lo tenía contratado para esos fines y llevarse las antenas a su pueblo. Dice Nenėn que los canales se veían solo con las antenas que él fabricaba porque le reforzaba algunos circuitos.

Encargado de cédula: Se trasladaba a los diferentes capos del municipio a retratar y sacarles las cédulas a las personas.

Como fotógrafo se distinguió porque las fotos para ese entonces eran a blanco y negro y él había aprendido a darle un colorcito, "amarillito, azulito" o cualquier otro color que él consideraba apropiado (le conseguían el material para eso) y también a insertar una foto en otra (montaje), así de dos diferentes hacía una. Cuando la persona era negra, se "la sacaba un poquito blanca, porque a nadie le gusta verse negro como un carbón, si era blanca entonces la ponía un poquito oscura, para que no lucieran como un papel o casi transparentes", siempre complaciendo al cliente.

Se vio forzado a emigrar para Santo Domingo, pero allá consiguió un buen trabajo, gracias a Enriqueta Merejo (Queca) en el departamento de homicidios, tomando fotos a todos los que "fichaban"; también las fotos de los cadáveres en patología y haciendo los "experticios" sobre los mismos. Para eso hizo varios cursos con expertos que vinieron de Estados Unidos que lo adiestraron en su trabajo.
Hace dos años aproximadamente lo pensionaron como oficial y desde entonces esta residiendo de nuevo en Padre Las Casas. Llegó enfermo, con el corazón grande y trabajando a "paso de tortuga", casi muriéndose, pero el clima, la gente, entre otros factores le han ayudado a restablecerse y aunque sigue con presión alta y corazón grande, se siente mucho mejor.

Anécdota: cuando realizaba el oficio de limpiabotas, generalmente iba a limpiar zapatos donde la profesora Teresa Martínez de Beltrė y el profesor Franklin Beltrė, pero llegaba a las doce del día, hora de la comida, porque los señores de la casa le sacaban su plato de comida. Sucede que Diolan también limpiaba zapatos y se dio cuenta de la oportunidad de comer también, y llegaba junto con Nenen. A este no le gusto el asunto y percibiendo que corría el riesgo de quedarse sin comer, le bajó rayas a Diolan: "No, no, esta es mi calle búscate tú otra calle, porque este es mi terreno” le dijo un día. De esa manera se libró del rival y siguió disfrutando de su almuerzo a las doce.

Nenėn, apodo que le puso Manuel Gacita, a pesar de los años, enfermedad y otros achaques sigue teniendo su mismo sentido del buen humor y haciendo reír a la gente que habla con él con sus ocurrencias. Larga vida para Nenen, nuestro personaje folclórico

Fuente: Braulio Almanzar (Nenen)